El empresario guatemalteco Dionisio Gutiérrez expresó su opinión sobre una nueva reforma tributaria impuesto en abril de 1992.

Dionisio Gutiérrez se refiere a tributación.

La reforma tributaria es en gene­ral adecuada y necesaria, pero desa­fortunadamente tiene un contraste lastimoso, pues se le impone a un pueblo que tiene un nivel de pobreza y de necesidades de tanta considera­ción, manifestó el presidente de la Cámara de Libre Empresa, Dionisia Gutiérrez.

Obviamente con la reforma tribu­taria el gobierno obtendrá grandes ingresos, pero no se ha discutido cómo van a gastar el dinero y quiénes serán los responsables, señaló.

En el caso del IVA, subrayó, a pe­sar de ser técnicamente correcto la generalización, se trata del impuesto que más afectará directamente al pueblo, por lo que éste tienen todo el derecho de protestar.

El pueblo tiene que comprometer al gobierno para que lejos de seguir con las viejas prácticas de no cumplir con sus responsabilidades, ayude en forma efectiva a subir el nivel de vida y la capacidad económica del pueblo de Guatemala, comentó.

En el caso del Impuesto sobre la Renta, obviamente es bueno que se cierren poco a poco todos los aguje­ros de evasión que siempre han exis­tido, señaló.

Finalmente, Gutiérrez enfatizó que siempre es bueno insistir en la responsabilidad que tienen todos los que pagan impuestos, de exigirle al gobierno que los impuestos que le cobra al pueblo sean bien invertidos para satisfacer con responsabilidad las necesidades de salud, educación, y seguridad que este pueblo afronta. (LLEG)