Dionisio Gutiérrez hace una reflexión sobre las tragedias naturales que muchas veces suceden y que en algunos casos pudieron haberse evitado con un plan de contingencia, que lamentablemente muchas veces no existe.

Las causas de no activar un plan de respuesta ante estas situaciones se debe a la falta de capacidad de reacción por la falta de recursos y la falta de organización gubernamental.

Nuestros países no están preparados ni tienen la solidez en su infraestructura para evitar la pérdida de vidas humanas ante los embates de la naturaleza.