El debate sobre la paz organizado y transmitido en el programa Libre Encuentro, conducido por Dionisio Gutiérrez, contó con la participación del Ministro de la Defensa, general José García Samayoa, la periodista Luz Mén­dez de la Vega, el escritor Carlos Ma­nuel Pellecer y el Secretario de la Presi­dencia, Manuel Conde Orellana.

Libre Encuentro

La pacificación del país por la vía del diálogo es la lucha que han sostenido varios sectores, por lo que es importante ver y oír la opinión de sus representan­tes en el programa Libre Encuentro, que será transmitido este domingo 15 de marzo a partir de las 20:30 horas, en Canal 13 de televisión, informó Malena Medina, directora ejecutiva de la Cáma­ra de la Libre Empresa.

-Se contará, dijo, con la participación del ministro de la Defensa, general José García Samayoa, la periodista Luz Mén­dez de la Vega, el escritor Carlos Ma­nuel Pellecer y el Secretario de la Presi­dencia, Manuel Conde Orellana.
La presentación en este programa de los mencionados profesionales, es una oportunidad para analizar cada una de las posiciones, y llevarnos a la reflexión sobre los pasos a dar para lograr la paz tan anhelada en Guatemala, subrayó.

Hurtado Aguilar reta a un debate público
al Procurador de la Nación

Guatemala 21 de marzo 1992

Visiblemente molesto, el ex presidente de la Corte Su­prema de Justicia, licenciado Hernán Hurtado Aguilar, retó al Procurador General de la Nación, licenciado Acis­clo Valladares Molina, a un debate público -de tres horas por lo menos-para discutir acerca de las reformas al Có­digo Procesal Penal, actual­mente en discusión en el Congreso de la República.
El incidente se produjo el jueves por la noche en los es­tudios de televisión donde se graba el programa Libre En­cuentro, auspiciado por la Cámara de la Libre Empresa, y el cual es transmitido los domingos a partir de las nue­ve de la noche.

Participaron como invita­dos los abogados Hernán Hurtado Aguilar, Romeo Al­varado Polanco, magistrado de la Corte Suprema de Jus­ticia; Acisclo Valladares Mo­lina, Procurador General de la Nación y jefe del Ministerio rio Público, y Luis Morales Chúa, jefe de Información de este diario. La comparecen­cia de todos fue a título per­sonal. Como moderador ac­tuó el señor Jaime Camhi, vicepresidente de la Cámara.

Fueron discutidos varios temas: los presuntos compro­misos de los magistrados que participan en partidos políticos; la rotación de jueces; el caso del diputado Elder V ar­gas y, finalmente, las refor­mas al Código Procesal Pe­nal; todo bajo el tema general «Crisis del sistema judicial».

El Procurador y el magis­trado apoyan sin reservas el proyecto del nuevo Código redactado por los abogados argentinos Binder y Maier, una de cuyas características es la implantación del juicio oral, con jurados, al estilo norteamericano.
Hurtado Aguilar -autor del actual Código Procesal Pe­nal- se opone a las ideas de los dos abogados argentinos y sostiene que la nueva legis­lación es producto de una presión internacional -contra Guatemala. Además, dijo, encuentra serios defectos, no sólo de redacción, sino de fondo.

El Procurador, por su par­te, considera que la relativa suavidad de las condenas es uno de los factores que inci­den en el aumento de la cri­minalidad y que el país nece­sita, con urgencia, un nuevo Código que permita una me­jor lucha contra los delincuentes.

Terminado el programa – que por momentos subió de tono y pareció caldear el am­biente-la discusión se trasla­dó a una de las puertas de salida del estudio.

Hurtado Aguilar y Valla­dares hablaron nuevamente de la necesidad de un Código que permita mayor eficacia en la condena de los procesa­dos. Hurtado mantuvo sus puntos de vista, en contra del proyecto, y Valladares, a su vez; se mantuvo firme en sus opiniones.

En un momento el Procu­rador se exasperó y dijo en tono enérgico:

-«Cualquier cosa es mejor que esta porquería que tene­mos ahora. ¡Cualquier cosa!».

El ex presidente -de la Cor­te se molestó mucho y le res­pondió con estas palabras:

-«Yo sostengo que la por­quería que está vigente es diez veces mejor que la por­quería que ustedes quieren imponer. Y para demostrar­lo, señor Procurador, lo reto a un debate público, de tres horas por lo menos, pues en menos tiempo no se puede analizar una materia tan compleja; y ya usted verá que la única porquería de que puede hablar es de ese proyecto argentino. Lo reto y pongo de testigos a todas las personas aquí presentes».

El Procurador, pareció aceptar el desafío y dijo: «Está bien. Está bien».