Dionisio Gutiérrez, en una entrevista con Progreso, se refiere al sistema democrático de Guatemala y de la realidad que se vive en otros países como Nicaragua.

Licenciado Dionisio Gutiérrez
Presidente
Cámara de la Libre Empresa

La palabra de los hombres de negocios no suele ser requerida a propósito de los procesos políticos. A siete años de que fue derrocado el general Romeo Lucas García, en golpe militar que inició la modernización de Guatemala, y a poco más de tres años de haberse instaurado legítima y constitucionalmente el gobierno democrático, PROGRESO entrevistó al presidente de la la Cámara de la Libre Empresa, Dionisio Gutiérrez, para examinar esta decisiva etapa del país y América Central.

En el gobierno del presidente Vinicio Cerezo, el proceso para desarrollar una sociedad menos enfrentada y más abierta avanzó lentamente, sorteando innumerables obstáculos, pero de modo consistente. Además, desde hace años se amplió el papel del empresario y del sindicalismo en el acontecer político guatemalteco según muestra la entrevista:

PROGRESO: ¿Cuáles son los factores que no le han permitido la plena consolidación de régimen democrático en Guatemala?

En Latinoamérica, en general, en los países donde recientemente se han logrado elecciones libres, tenemos democracias «a prueba», pues la cantidad de problemas que hemos acumulado a través de los años hace que sea complicado encontrar soluciones reales y prácticas y, por lo tanto, también hace difícil encontrar hombres con la capacidad, educación y liderazgo necesarios.

Sin embargo, es cuestión de voluntad y convicción en la creencia de que el desarrollo político real está condicionado al derarrollo económico y viceversa. O dicho de otra forma, no puede haver libertad económica si no hay libertad política, y cualquier nación donde el gobierno se crea el llamado a desarrollarla económicamente solo obtendrá un resultado: miseria.

En el caso de Guatemala llevamos poco pas de tres años de haver estrenado nuestra democracia y en este tiempo heos vivido varios intentos de golpe, varias huelgas, violencia desmedida y algunos otros síntomas de descomposición política; sin embargo, al día de hoy parece que hemos superado el peor riesgo de todos, el rompimiento del orden institucional.

Yo creo que la prueba de fuego para la consolidación de un régomen democrático en Guatemala será en las elecciones de 1990, pues si son cristalinamente puras y hay alternancia en el poder, de personas y partidos, y si además empezamos a darlos pasos correctos para salir del miserable sibdesarrollo enel que estamos, entonces podremos llamar a nuestro ejercicio uuna «verdadera democracia».

En concreto: el tiempo y no las ilusiones vendidas; los hechos, y no las palabras; son los que a mediano plazo irán terminando de moldear el estilo de la democracia guatemalteca.

PROGRESO: ¿Cómo funciona el sector privado y cuál ha sido su participación política en el proceso democrático?

En los últimos años ha habido una transición en el liderazgo o el manejo político del sector empresarial; y si bien incompleta y con muchas deficiencias; gente joven, más dinámica, y con ideas más abiertas, ha ido tomando el control de las cámaras y entidades que representan a dicho sector.

Además esta transición fue paralela a la transición política que el país esta viviendo, y hubo muchas inquietudes respecto a cambiar la imagen y la actitud en la dirección política del sector privado; y también, dentro del ejercicio democrático en el que estamos, hemos tenido que ir encontrando formas de comunicación con el gobierno, y evidentemente, falta mucha experiencia, y además, no todas han sido cordiales.

Es cierto que a los sectores políticos les correspondía llenar ciertos espacios en el proceso actual, pero es no excluye ni quita responsabilidad al sector empresarial, que lejos de participar menos, debe involucrarse cada día más en el proceso político, porque de todas formas será corresponsable del destino que en el presente se forje para las generaciones que vienen.

PROGRESO: ¿Es respetado el sistema de libre empresa o se le pone obstáculos?

Es común en Latinoamérica la no existencia de un marco económico, legal y fiscal, estable y confiable, pues de allí viene la trágica realidad económica que se vive y Guatemala no es la excepción.

No es que haya un bloqueo al sistema, pero está totalmente prostituido y lleno de leyes, formularios, permisos, condiciones, burocracia, etc., y cuando se tienen gobiernos que aunque no esté en contra del sistema de libre empresa, no hacen nada por promoverlo y hacerlo funcionar, realmente, entonces se torna muy difícil que una economía pueda desarrollarse sanamente y en libertad.

No existe un sistema económico perfecto, y que no tenga un costo social alto, especialmente cuando por muchas décadas se han dejado de hacer muchas cosas, y el nivel de subdesarrollo y pobreza sin impresionantes; pero la historia ha demostrado a través de los siglos, que la libertad es el único sistema de vida que ha hecho naciones grandes y prósperas. El sistema de libre empresa.

PROGRESO: ¿Debería apoyar el empresario guatemalteco al pueblo nicaragüense para que se den elecciones libres en ese país?

Apoyo absoluto de toda índole: presión internacional, condena a la violación  a los derechos humanos, exigencia de respeto a la libertad de prensa, y si fuera necesario, bloqueo económico.

Todas las democracias dignas de América deben exigir a la dictadura de Managua, elecciones libres a corto plazo y respeto a la libertad de los nicaragüenses. Se debe entender a los comandantes del traicionado sandinismo que las dictaduras están pasadas de moda en el mundo, que nunca han sido bienvenidas en ninguna nación, que ha llegado la hora de encarar esta realidad, y que es impostergable el cambio.

PROGRESO: ¿Qué opina sobre el compromiso de Daniel Ortega de convocar a elecciones generales para el próximo año?

Elecciones pueden habaer, que sean libres y representativas es otro tema. En principio jamás he creído en los comunistas, y en este caso me parece difícil todavía el que estén proponiendo cambios honestos, cuando pareciera que el gobierno sandinista ya que quitó las presiones más fuertes que tenía internacionalmente, Reagan y los contras.

PROGRESO: ¿Deben participar los empresarios centroamericanos, proporcionando apoyo a sus colegas nicaragüenses?

Los empresarios debemos jugar un papel protagónista en las decisiones políticas de nuestros pueblos, porque sin estabilidad y sin genuinas democracias, jamás podremos salir del subdesarrollo.

Los empresarios centroamericanos deben ejercer toda la presión a su alcance para democratizar Nicaragua; primero, por principio, y luego, porque el futuro de los pueblos centroamericanos está fundifo al futuro de Nicaragua.