Dionisio Gutiérrez, empresario y director del programa Libre Encuentro, se refiere a las personas que mantienen el poder del país como consecuencia de algunas actividades que no son «necesariamente lícitas».

El Periódico

S/A

¿De dónde proviene el poder? En Guatemala el poder proviene de las armas, del tráfico de influencias para desarrollar actividades muy rentables, no necesariamente lícitas.

El poder proviene tanto del dinero privado como del manejo de fondos públicos, y en este caso, de la facultad de otorgarlos o regatearlos a conveniencia. Proviene también, aunque no en suficiente medida, de la autoridad moral que se ejerza. Y proviene, sin duda, de la representación de un inmenso poder externo.

Este es el listado, a juicio de ElPeriódico, de las 12 personas cuyas decisiones e ideas ejercen en este momento mayor influencia sobre los guatemaltecos, o bien que obtienen mayor beneficio a costa de ellos.

El él encontrará usted nombres que apenas se mencionan en los medios de comunicación y en cambio, notará la ausencia de quienes se considera obviamente poderosos.

Sin ir más lejos, es un hecho tenido por cierto que hasta el presidente más débil es un hombre con poder, pero en este listado no se considera al poder de Alfonso Portillo equiparable al de ninguna de las 12 personas que lo integran.

No existe una metodología precisa para realizar este tipo de trabajos y sólo pudo elaborarse a base de distintos parámetros de medición que tienen que ver, sobre todo, con el origen del poder que se ostenta.

Esta es una medición que pretende ser neutra en términos morales. No busca elogiar a quienes la integran, como tampoco descalificarles.

Léala, discútala y anímese a rebatirla.

Dionisio Gutiérrez 

Su poder proviene tanto de la chequera como de la edificación de una imagen pública positiva por medio del único programa de televisión en el cual se debate la actualidad política. Encabezó con éxito la cruzada nacional para asistir a los afectados por la desnutrición en Chiquimula.

Es un cuestionador del poder público tanto como un representante de un enorme poder privado. Y en esto segundo radica su mayor vulnerabilidad. El gobierno del Frente Republicano Guatemalteco le ve como Caperucita ve al Lobo y procura no sólo demonizarlo ante la opinión pública sino golpearle en el bolsillo, donde tanto duele. La reducción del arancel a la importación del pollo y harinas tuvo una dedicatoria política identificable. ¿Pero quién dijo miedo cuando se es co-propietario de un grupo económico que se expande con éxito en México y Estados Unidos, luego de haber invertido en otros catorce países?