Ciudadanos civiles de la República de Guatemala
ante la crisis política que atraviesa la Patria

DECLARAMOS:

PRIMERO: Que repudiamos las graves violaciones a la Constitución de la República perpetradas por el Ing. Jorge Serrano Elías, quien, al por bajo su cola autoridad los tres poderes del Estado, se ha convertido, de hecho, en un dictador.

SEGUNDO: Que reconocemos como legítimo y justo el veredicto de la Corte de Constitucionalidad por la que ésta declara nula la disposición denominada “Normas Temporales de Gobierno”, mediante la cual el Ing. Serrano Elías disuelve el Congreso de la República, la Corte Suprema de Justicia, la Corte de Constitucionalidad y clausura las Procuradurías del Estado.

TERCERO: Que, en virtud de dicha sentencia, continúan vigentes las instituciones que el Ing. Serrano Elías pretende disolver, aunque es evidente que algunos diputados del Congreso, así como algunos magistrados de la Corte Suprema de justicia, han perdido, por sus actos deshonrosos, toda legitimidad ante los ojos del pueblo.

Por lo tanto

Invocando nuestro derecho cívico de cumplir y velar porque se cumpla la
Constitución de la República
al tenor de su artículo 135, inciso “b”.

EXIGIMOS

PRIMERO: La inmediata e irrevocable renuncia de Jorge Antonio Serrano Elías y de Gustavo Adolfo Espina Salguero a los cargos de Presidente y Vicepresidente de la República, respectivamente.

SEGUNDO: La inmediata e irrevocable renuncia de la Junta Directiva del Congreso de la República, incluyendo en primer lugar, a su presidente José Fernando Lobo Dubón.

TERCERO: La inmediata e irrevocable renuncia de la Corte Suprema de Justicia, incluyendo en primer lugar, a su presidente Juan José Rodil Peralta.

CUARTO: La emisión de un decreto legislativo mediante el cual el Congreso de la República expulse de su seno a aquellos diputados que por su conducta indigna y deshonrosa han perdido toda legitimidad para representar al pueblo de Guatemala.

QUINTO: Que en estricto apego a la Constitución vigente, el Congreso de la República, ya depurado, elija a las autoridades de los organismos citados y restablezca la plena vigencia del Estado de Derecho.

LOS ABAJO FIRMANTES

Nos adherimos plenamente a la Declaración que en defensa de la
Constitución de la República de Guatemala,
signan, el 31 de mayo de 1993, Día de la Constitución, en su segunda hoja,
doce ciudadanos. Para efecto, cada uno de nosotros consigna su firma, su nombre y apellidos
y número de cédula de vecindad.