Evento reunió a actores sociales que repudiaron a la corrupción que ha invadido al Estado

Por Geovanni Contreras Corzantes, Prensa Libre

La corrupción unió a los sectores empresarial, político y social del país en un solo lugar, esta vez para debatir sobre el Estado y la permanencia de mafias y fuerzas oscuras. La mayoría consideró que el Gobierno continúa bajo la influencia de poderes que no quieren que el statu quo cambie.

La cita se concretó durante el Tercer Encuentro Ciudadano Guatemala: ¿Estado democrático o Estado capturado?, en el que se concluyó que el Gobierno está cooptado.

Voces de distintos sectores opinaron acerca de qué fue lo que llevó a la situación actual del país y sus retos, además del apoyo unánime al trabajo de la fiscal general, Thelma Aldana, y al jefe de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), Iván Velásquez.

La actividad, organizada por la Fundación Libertad y Desarrollo, comenzó con un video de los acontecimientos del 2015, que incluyeron la revelación del caso La Línea, la renuncia de Roxana Baldetti como vicepresidenta y la del entonces gobernante Otto Pérez Molina.

El presidente de la Fundación, Dionisio Gutiérrez, dijo durante la conferencia inaugural del encuentro ciudadano: «Tenemos, en fin, una clase política, con excepciones, corrupta y atrasada. Vivimos un momento de extraordinaria gravedad, ante la cual no puede haber indiferencia ni cobardía».

REDES ATRAPAN

 El jefe de la Cicig, en una entrevista pregrabada que le hizo Gutiérrez, aseguró que las redes de corrupción han atrapado al Estado.

«No se trata del problema de un gobierno o persona, es del sistema que dejó de atender los intereses colectivos para atender intereses particulares. En ese sentido sí hay una captura del Estado», expuso.

Acerca de cuál sería su posición si en mayo se elige a un fiscal general al servicio de la corrupción, Velásquez indicó que, frente a la objetividad y contundencia de las investigaciones, el nuevo jefe del Ministerio Público actúa con responsabilidad a su cargo o se alía a la corrupción.

«Los manipuladores quieren desviar la mirada, y por eso hablan de justicia selectiva y de persecución ideológica». Después fue el turno de la fiscal Aldana, a quien Gutiérrez preguntó por qué las mafias tienen temor.

«Asumo que las estructuras criminales tienen miedo porque saben que tenemos las herramientas y mecanismos para investigaciones sólidas, contundentes. Mañana es jueves, y sin duda algunas personas no van a dormir», respondió, lo que provocó risas y aplausos.

Por último, en dos debates se habló de cómo pasar a un Estado democrático y sobre el futuro del país. Participaron Mario García Lara, Pedro Ixchíu, Roberto Ardón, Paola Hurtado, Samuel Pérez, Édgar Ortiz, José Echeverría, Gabriela Carrera, Daniel Haering y Phillip Chicola.