Revista Empresa. Sección En Voz Alta

Mayo 1992

Página 15

Dionisio Gutiérrez

Presidente de Multinversiones, S.A.

-¿Qué opina del programa de modernización tributaria?

Es un «chapúz» más. No resuelve los problemas de fondo. Si bien el Ministro de Finanzas es capaz y tiene buenas intenciones, por cierto que no encuentra eco ni en el Congreso ni en el resto del Ejecutivo, no es lo que el país necesita.

Es un atraso más, un nuevo obstáculo para iniciar el camino del desarrollo; basta notar que hay aspectos qué no se tomaron en cuenta como la privatización de empresas estatales, que debió incluirse en la modernización tributaria, además de la desaparición de las leyes que representan privilegios, leyes de fomento, etc.

Los cambios que se pretende introducir no son todavía lo sufi­cientemente finos e inteligentes para terminar de una vez por todas con uno de los grandes males de este país: la corrupción. Por ejemplo, en el caso de las importaciones existen engorrosos procedimientos que se prestan para hacer «arreglos» de todo tipo.

Además, en contraparte a los ingresos, no hay ninguna reforma en lo que respecta a los egresos, ni planes, ni controles para un uso eficiente de los recursos; seguimos parchando a Guatemala.

-¿Qué le falta a la modernización?

Los últimos gobiernos y especialmente el pasado se dedicaron a robar y a promover el irrespeto a la ley. En el actual equipo gubernamental se notan buenas intenciones y voluntad, pero insisten en el consenso como método para adoptar medidas,  quizás  para garantizarse legitimidad o probablemente como táctica dilatoria.

En Guatemala tenemos que propiciar cambios estructurales directos y concretos, como la desaparición de privilegios y simplificación de los procedimientos para la tributación, pues de lo contrario seguirá la corrupción y, peor aún, la impunidad.

Al proyecto le falta ser parte de un esfuerzo mayor para racionalizar los recursos, lo que obviamente tiene que ver con la privatización y la desmonopolización. Si bien a nadie le interesa comprar «muertos» como FLOMERCA, si alguien quiere prestar esos servicios que se le permita. Es posiblequenadie desee adquir el INDE, pero se podría competir con el Estado y otros particulares.