Dionisio Gutiérrez, presidente de Fundación Libertad y Desarrollo, se reunió con Felipe Calderón, presidente de México (2006-2012) para hablar sobre la captura del Estado por el crimen organizado en diversos países de América Latina.

Dionisio Gutiérrez inició la reunión reflexionando sobre cómo el narcotráfico ha permeado las instituciones democráticas: “Estamos hablando de un combustible importante que expande los brazos de la corrupción. Contamina los proceso políticos, especialmente los procesos electorales, ya que muchas diputaciones, alcaldías e incluso presidencias están al servicio del narcotráfico.”

Calderón coincidió y habló sobre su experiencia al llegar a la presidencia de México: “Cuando llegué al poder, el crimen organizado, empezando por las vertientes más importantes del narcotráfico, estaba apoderándose de las instituciones del Estado, especialmente de la policía, de los jueces y de los gobernadores. Era una situación en donde avanzaba rápidamente el poder del crimen organizado y a la vez se deterioraba el poder del Estado. El reto era revertir ese proceso.”

 Gutiérrez explicó que “en Estados con los niveles de disfuncionalidad tan altos como los que tiene Guatemala, la corrupción se ha convertido en una costumbre y la impunidad es el marco en el que eso se desarrolla. Para combatir esto, necesitamos partidos que se alternen en el poder, que retomen su rol como interlocutores entre el pueblo y el Estado y que den continuidad a políticas públicas gestionadas por una tecnocracia profesional y permanente.”

 Además Calderón describió cómo combatió el narcotráfico durante su presidencia: “Seguimos una estrategia de tres ejes: combatir el crimen en vez de ignorarlo; reconstruir las instituciones de seguridad y justicia; y reparar el tejido social. El narcotráfico como tal no es la preocupación para las personas, sino la manera en que la gente es amenazada, extorsionada y secuestrada. Eso implica una reivindicación del Estado en su obligación de proteger a la gente; creo que es una tarea que Guatemala y México tienen en común.”

Gutiérrez concluyó con un llamado a la población guatemalteca: “Nuestra democracia debilitada, debe ser convertida en una oportunidad para asegurar el rechazo a políticos improvisados y oportunistas. En este año electoral debemos exigir a quien pida nuestro voto, un proyecto para gobernar, una propuesta, un equipo y una visión para Guatemala”.

Vea el panel donde participó Felipe Calderón en el IV Encuentro Ciudadano.